bancoagricola.com

Blog Bango Agrícola

Haz tu presupuesto mensual sin fallar en el intento

Compartir:
Share
Share

Todos quisiéramos que nuestro dinero se multiplicara mágicamente y que al final de la quincena tuviéramos dinero de sobra. Nos encanta la sensación de tener los bolsillos llenos, y sin pensarlo comenzamos a hacer gastos impulsivos, hasta que nos damos cuenta que nos quedamos sin presupuesto para el resto del mes.

Estamos seguros que a todos nos ha sucedido al menos una vez, y la verdad es que no hay fórmulas mágicas para ahorrar, la única manera de lograrlo es ser disciplinado y ordenar tus gastos, priorizar las necesidades y por muy difícil que sea, disminuir lo más que puedas los pequeños “gustos” o placeres que te das constantemente.

Hacer tu presupuesto, aunque suene trillado, es un arma que te pondrá las cosas en perspectiva y te ayudará a darte cuenta realmente de cuánto dinero tienes y cuánto debes gastar. 

A continuación te compartimos las siguientes recomendaciones para armar tu presupuesto de gastos.

1. Elige un periodo de tiempo para administrar tu dinero:

Lo recomendable es que lo hagas de acuerdo a tus ingresos fijos, por ejemplo, si eres asalariado, distribúyelo de acuerdo a tu fecha de pago (semana, quincenal o mensual).

2. Identifica tus ingresos fijos:

Este es quizás el paso más importante de todos, aquí debes definir todos los gastos que sin importar lo que pase, tienes que hacerlos durante el mes. Por ejemplo renta, servicios, transporte, alimentación, educación, telefonía, etc. Piénsalo bien y asegúrate que no se te escape ninguno ya que este tiende a ser la parte más grande de tu presupuesto.

3. Identifica gastos eventuales que tendrás que hacer.

Esto te recomendamos hacerlo de forma mensual, ya que tienes más tiempo para preverlos. Identifica los gastos que normalmente no forman parte de tu presupuesto pero que sabes que durante un periodo seleccionado los tendrás; por ejemplo si tienes el cumpleaños de un amigo, una fecha especial, un viaje corto, etc.

4. Destina una parte para tus ahorros.

Por más malabares que tengas que hacer, sé disciplinado y reserva, si es posible, el 10% de tus ganancias para tu ahorro. Si sientes que no puedes con la tentación,  una buena forma de lograrlo es hacer un ahorro programado.

5. Tú eliges cómo quieres divertirte.

Sabemos que salir a comer o armar algún plan con tus amigos es inevitable, así que destina también una parte de tu presupuesto para esto y respétalo. Tú decides cómo quieres dividir la cantidad, si quieres gastarlo de una vez o varias.

6. Ten siempre un salvavidas.

Es importante que prevengas cualquier eventualidad sin el peligro de endeudarte o perder el control por completo. Si tienes tarjetas de crédito no abuses de ellas aunque tengas necesidad de usarlas. También puedes reservar cierta cantidad de dinero cada dos o tres meses específicamente para usarlo en caso de emergencia, de esa forma si sucede algo, no tendrás que tocar tus ahorros.

Recuerda que lo más importante a la hora de elaborar tu presupuesto es ser realista, no gastes más de lo ganas y haz tus cálculos tomando el cuenta solo con el dinero que tienes en ese momento. Olvídate de esa deuda que te pagarán, ese trabajo extra que harás o el billete de lotería premiado que tienes. Si no estás 100% seguro, no cuentes con él. Es mejor darte cuenta que tienes más dinero del que pensabas que saber que te falta y verte en apuros.

¡Sé disciplinado y verás como va mejorando tu economía!