bancoagricola.com

Blog Bango Agrícola

Es el momento de los nuevos profesionales

Compartir:
Share
Share

Renuncié a mi trabajo de oficina, como asistente virtual, en el 2016. Antes había tenido otros proyectos de emprendimiento, como una revista de opinión, pero este fue diferente. En ese momento quería dedicarme a ser freelancer.

Lo que más se me complicaba de ser freelancer era que tenía que trabajar en mi casa, y eso me daba cabida a distraerme con mucha facilidad; a partir de eso decidí que era mejor ir a un café y trabajar ahí, el problema luego fue todo el dinero que se me iba en los café.

Con eso, recordé un concepto que mi exjefa me enseñó, el concepto era el “coworking”. Es un estilo de trabajo que implica un lugar de trabajo compartido, con personas independientes. Desde el principio eso me llamaba la atención y quise emprender un negocio de espacios de trabajo; es tan cómodo como tu casa, pero como estás pagando el espacio, tenés el apuro de ir a trabajar en serio.

Mi plan para el 2017, era ahorrar todo ese año y emprender Colab en enero de 2018. Tenía planeado en alquilarle la casa a mi abuela, porque sabía que a final del 2017 su inquilino se iba a mudar, pero el plan original cambió y el inquilino se fue a mediados de abril; y empezaba en abril o mi abuela tenía que alquilarle la casa a alguien más, no me podía esperar. Todo lo que tenía ahorrado se me fue pagando el primer mes de alquiler, incluso mi abuela me dijo que por ser de improvisto le pagara solo la mitad hasta terminar el año.

Ahora llevo más de un año y Colab va mucho mejor de lo que esperaba. Ya están alquiladas todas las oficinas privadas, solo queda el coworking space, para los que se vayan incorporando.

 

“En cuanto a lo que hago, quisiera que mi legado fuera el cambiar el estilo tradicional de trabajo; que tu forma de vestir solo es una apariencia, y eso no afecta tus habilidades, pero lo que hacés, tu trabajo, es lo que habla por vos. Con una persona es suficiente, para que esta le transmite eso a otra y se cree así la cadena.”

 

Una vez aprendí que lo mejor que se puede hacer es empezar antes de estar listo; si te equivocás no podés perder tanto, a comparación de lo que podés ganar. No me quiero quedar estancado y quiero seguir evolucionando, y por más cliché que suene, si querés hacer algo hacelo con ganas y con pasión. Hay que dejar de pensar en querer hacer algo y empezar a hacerlo”.

Carlos José Araujo Viera, 30 años.