bancoagricola.com

Blog Bango Agrícola

Diversión como inversión

Compartir:
Share
Share

Lo vivido en diferentes partes del mundo, regiones, localidades en cualquier temporalidad de edad, puede aprovecharse en algún momento de creación, en diversas labores. La experiencia puede transformarse en un valor monetario o para ser canjeado. Por ejemplo un ingeniero puede idear la manera de construir el engranaje de una máquina, a partir de la referencia de la complexión de un insecto, que pudo haber observado en algún lugar, en un momento de ocio.

También, las obras literarias han surgido del proceso que hace la mente de traducir a texto, situaciones imaginarias a partir de recuerdos o situaciones perfectamente descritas a detalle. Sintetizando ésta explicación en una palabra, inspiración.

A la literatura se le suman diversas disciplinas que requieren adaptar experiencias vividas, en algo de utilidad o de desarrollo intelectual, tecnológico, social e incluso económico.

La diversión puede pasar a ser una inversión si se analiza con mayor detenimiento, las actividades de esparcimiento de alguna manera contribuyen a generar un ingreso a largo plazo, te decimos como funciona en las más universales:

 

Viajes

Los viajes a nuevos lugares despiertan nuestro instinto primate de capturar cada detalle del entorno para predecir peligros y adaptarnos, nos volvemos más perceptivos. Al estimular este instinto con frecuencia, explorando lugares nuevos, fortalece la agilidad de creación, hay mayores fuentes de inspiración, más referencias para atar ideas y desde el punto de vista financiero es una inversión; es como pagar la suscripción de un gimnasio para el sistema neurológico, haciendo cada vez más ágil a la mente, para fines estrategas, tácticos o mecánicos que suman valor a las actividades laborales.

Ahora, en números, si en un año viajar en su totalidad de financiamiento te costó $1,500, por decir una cifra, ser más productivo en el trabajo tendría en promedio un valor de $4.

 

Música

La música genera tres importantes corrientes en nuestra mente; el pensamiento abstracto, la ilusión de control y reacciones de movimiento. Según un estudio de la Social Psychological and Personality Science realizado en el 2015, luego de una serie de experimentos con voluntarios, comprobó que exponerlos a melodías graves, la mayoría de los participantes estaban más dispuestos a moverse con tan solo escuchar durante 3 minutos la música.

No hay algo exacto que confirme el tipo de música que nos activa y que tipo nos estabiliza, la capacidad de la música es implícita y promueve una reacción relativa, según como la mente relacione los sonidos. Existe la certeza que al escuchar música con auriculares aumenta la productividad en ambientes demasiado ruidosos o silenciosos, también tiene un efecto de animo al momento de hacer un trabajo repetitivo.

Contar con una suscripción de servicio de música streaming, en este sentido deja de ser un gasto, la frecuencia de uso remunera lo pagado, al armar playlist según los ritmos que activan nuestro buen humor se deja de procrastinar y se es más productivo.

 

Con los libros, deportes sucede de manera similar, ambos nutren tu crecimiento y expanden tus ambiciones. Al entrar a una librería o pagar la suscripción de tu gimnasio o los costos que impliquen, ten la certeza que mientras abonen a tu productividad, es una inversión valiosa.